sábado, 21 de enero de 2017

LOS JESUITAS, DEVOTOS DE LOS ÁNGELES








El libro del padre Marcello Stanzione Angeli e gesuiti {Ángeles y jesuitas} aborda la estrecha relación entre la espiritualidad ignaciana y los espíritus celestes, a quienes los jesuitas consagraron numerosos tratados, además de propagar su devoción.

sábado, 14 de enero de 2017

Salir de una secta significa aceptar que tu vida ha sido un engaño

Testimonios de personas que han dejado la secta de los Testigos de Jehová

Por: Alba Losada | Fuente: PlayGround




Varios exmiembros de los Testigos de Jehová de España han denunciado abusos contra su persona y, gran parte de ellos, necesitaron tiempo para darse cuenta de que habían sido engañados. Para entender a qué se debe hemos hablado con un experto en problemáticas sectarias
En los últimos meses, varios exmiembros de distintas congregaciones de los Testigos de Jehová de España han denunciado abusos sexuales, coacción e intromisiones en su vida privada. 
El último en hacerlo ha sido Juan Bourgon. Porque, como explicó a El Periódico, fue expulsado recientemente del grupo por preguntar acerca de los abusos sexuales cometidos por miembros de la confesión en Estados Unidos.
Antes de formular sus denuncias, estas víctimas necesitaron tiempo para darse cuenta de que más que adeptos del grupo religioso, habían sido víctimas de un sistema sectario. Algo que nunca les traería la "salvación", como se predica desde la misma confesión.
Para entender por qué razón cuesta tanto abandonar la congregación hablamos con el Doctor en Psicología y director de Emaaps (Equipo Mutidisciplinar para el Asesoramiento y Asistencia en Problemas Sectarios), Pepe Rodríguez.


Estas víctimas necesitaron tiempo para darse cuenta de que más que adeptos de un grupo religioso, habían sido víctimas de un sistema sectario

La dificultad de salir de la "burbuja salvadora"

Muchos adeptos apenas tienen contacto con el mundo real y viven toda su vida encerrados en una "burbuja salvadora" de la cual no quieren salir porque les han inculcado miedo a hacerlo.
"Lo que resulta muy difícil para demasiada gente —dice Rodríguez— es enfrentarse a su vida cotidiana y gestionar de forma mínimamente adecuada sus emociones. Los que quieren salir de una 'secta' no son más que una pequeña parte de todos los que lo han intentado previamente".
La poca conexión que tienen con el exterior tampoco les ayuda a abrir los ojos. Las creencias entran por el canal emocional, por lo que las críticas hacia ellas se interpretan como un ataque a la misma persona.
En el caso de tenerlas en cuenta, podrían pensar que toda su vida ha sido un engaño, un fracaso. Algo que provoca que "intentar dialogar o debatir con un fanático sea una misión imposible".

En el caso de tener en cuenta estas críticas, podrían pensar que toda su vida ha sido un engaño, un fracaso

Gran parte de las personas que viven en un grupo tan hermético como los Testigos de Jehová únicamente tienen a su familia y a amigos de la congregación. Otra razón por la cual abanonar la confesión les suscita tanto terror, ya que si lo hacen éstos serán los primeros en marginarles. "Tienen prohibido bajo pena de expulsión hablar con un excluido o con quien abandona el grupo".
Se producirá una desconexión a partir de la cual quedarán solos. Socialmente aislados y sin nada a lo que agarrarse. Algo con lo que, indirectamente, les hacen entender que si salen lo pierden todo.
Tampoco pueden utilizar su criterio para analizar o valorar las ideas que les transmiten. El pensamiento individual y el acceso a información ajena al colectivo están totalmente restringidos. Por ello, prácticamente todas las ideas, creencias y parte de sus conductas están mediatizadas por lo que han aprendido en la congregación.
"La anulación o restricción severa de la libertad de pensamiento es una táctica de manipulación sectaria que se aplica en todas las religiones. Pero en un grupo pequeño, como los Testigos de Jehová, es más intensa".

"Los adeptos tienen prohibido bajo pena de expulsión hablar con un excluido o con quien abandona el grupo"

  Hay muchos que llevan demasiados años o que, incluso, nacieron en la congregación, lo cual ha influido en su personalidad de forma permanente. "En las familias con afilición a algún tipo de creencia se suele potenciar la rigidez y la subordinación en el carácter de los hijos". Y esto solo les hace más propensos a tener una fe ciega en un sistema sectario sin ni siquiera ser conscientes de ello.

Pero, la desprogramación es posible

Diego Hidalgo fue Testigo de Jehová durante muchos años , donde llegó a ser anciano de la confesión —líder de una congregación—. Con el tiempo, Hidalgo se dio cuenta de que todo aquello era una falacia.
Ahora es director de Liberados, asociación que ofrece consejo a los miembros que quieren abandonar el grupo, y lleva 8 años siendo desprogramador. En otras palabras, intentando demostrar a aquellos que quieren salir de la confesión que no todo es verdad. Para ello, les crea dudas razonables y trabajan en ellas hasta que les hace ver que han sido víctimas de una "mentira".
"Les enfrento a los cambios de doctrina y a las contradicciones que la confesión ha tenido a lo largo de los años y como esto ha llegado a ejercer un efecto negativo sobre algún miembro".

Hidalgo lleva 8 años como desprogramador: intentando demostrar a aquellos que quieren salir de la confesión que no todo es verdad

Sin embargo, no se trata de una tarea fácil y no siempre lo ha conseguido. "Hay personas que no quieren ver la verdad porque no pueden aceptarlo psicológicamente". Pero ha habido otros casos en los que su terapia ha funcionado y, de hecho, a lo largo de este tiempo ha conseguido desprogramar a alrededor de 40 personas.

Israel necesitó 21 años

Israel Florez nació siendo Testigo de Jehová. En 1979, cuando solo tenía 5 años, un miembro de la confesión religiosa abusó sexualmente de él. No fue hasta el 2000 cuando tuvo fuerzas para contarlo en la congregación de la Puerta del Ángel de Madrid. Sin embargo, la respuesta que obtuvo no fue la que esperaba: "me dijeron que no contara nada".
Cinco años después se desvinculó por completo: dejó de asistir a las reuniones y de relacionarse con otros miembros. De este modo, abandonó el grupo para siempre. Como la mayoría de los que se han marchado, lo hizo por la puerta de atrás y, prácticamente, sin contar con el apoyo de nadie.

 A lo largo de este tiempo Hidalgo ha conseguido desprogramar a alrededor de 40 personas

Pero, con el tiempo, empezó a moverse por las redes sociales y se dio cuenta de que no había sido la única víctima. Había otras personas que lidiaban en solitario con las injusticias sufridas y cuando se encontraron se unieron . Así, acabó naciendo el colectivo Abusos TJ, cuyo objetivo es ayudar a las víctimas, ofrecerles ayuda legal y visibilidad en los medios.
Ya son 100 personas las que forman parte de éste y, por el momento, ya han formulado aproximadamente 20 denuncias. Con ello no pretenden destruir a los Testigos de Jehová, solo que cambien sus políticas para que nadie más tenga que sufrir lo mismo que ellos en su día.
Ellos han conseguido rescribir su historia, ahora es el turno de todo aquel que quiera vivir su vida fuera de la congregación.
Artículo originalmente publicado en PlayGround

sábado, 7 de enero de 2017

Cinco cosas que -quizás- no sabías acerca de los Reyes Magos





La ruta que siguieron, la estrella que avistaron, el lugar donde reposan, el cuarto Rey Mago y...

sábado, 31 de diciembre de 2016

Sta MARÍA es madre de DIOS 2016







María, Madre de Dios, Santa
Solemnidad Litúrgica. 1 de enero

Primera fiesta mariana que apareció en la Iglesia occidental

En la octava de la Natividad del Señor y en el día de su Circuncisión. Los Padres del Concilio de Efeso la aclamaron como Theotokos, porque en ella la Palabra se hizo carne, y acampó entre los hombres el Hijo de Dios, príncipe de la paz, cuyo nombre está por encima de todo otro nombre.

Es el mejor de los comienzos posibles para el santoral. Abrir el año con la solemnidad de la Maternidad divina de María es el mejor principio como es también el mejor colofón. Ella está a la cabeza de todos los santos, es la mayor, la llena de Gracia por la bondad, sabiduría, amor y poder de Dios; ella es el culmen de toda posible fidelidad a Dios, amor humano en plenitud. No extraña el calificativo superlativo de "santísima" del pueblo entero cristiano y es que no hay en la lengua mayor potencia de expresión. Madre de Dios y también nuestra... y siempre atendida su oración

domingo, 25 de diciembre de 2016

Es NAVIDAD 2016








¿Qué ofreceré al niño Jesús, verdadero Dios y verdadero hombre, como mi regalo de Nochebuena?


Lo dejaré nacer en el corazón preparándome con una buena confesión.

Viviré con fervor la Misa de Navidad para abrazar a Cristo hecho Carne en la Sagrada Eucaristía.

Recordaré con el ejemplo o los detalles que El Hijo de Dios se hizo hombre por amor al hombre.

Perdonaré y pediré perdón a aquella persona de la que me aleje por alguna razón.

Le hablaré a alguna persona, familiar o amigo del cual me he desinteresado.

Visitaré a algún familiar, amigo, conocido, vecino enfermo o que viva solo

Colaboración concreta y generosa en algún centro de acogida, asociación de bien.

La austeridad en el modo de vivir, cuidado de lo que uso y tengo

Viviré con especial alegría sabiendo que él es destructor del pecado y de la muerte

Promover todo lo que ayude a engendrar debidamente la vida, a cuidarla, a hacerla crecer

Todo mi ser está dispuesto a acompañarle en estas fiestas, no lo dejaré sólo.

sábado, 24 de diciembre de 2016

En NOCHE BUENA 2016





El salmo nos hará repetir como profesión de fe gozosa: "Hoy nos ha nacido un Salvador: el Mesías, el Señor" Salmo 95. Por eso: «Cantad al Señor un cántico nuevo»; y el versículo del Aleluya será un eco anticipado del mensaje angélico: «Os anuncio una gran alegría». La causa de esta alegría es el nacimiento de Cristo. Pero, por encima del suceso que nos narra el evangelio, hemos de descubrir su contenido y hondura, con la ayuda del Espíritu de Sabiduría y de Entendimiento: en el niño que acaba de nacer, "la luz de la gloria brilló ante nuestros ojos» Prefacio, ya que el hijo de mujer, en quien «la naturaleza humana se ha unido a la de Dios» Oración sobre las ofrendas, es la luz que ha «iluminado esta noche santa», como hemos dicho en la oración Colecta. Así la fiesta de Navidad no es sólo la evocación de un acontecimiento pretérito, sino una actualización y presencia de su estar presente. En la Comunión, cantaremos: «La Palabra se hizo carne y hemos contemplado su gloria». En la Eucaristía, Cristo, nacido de la Virgen María, es el alimento de nuestro camino, para nuestra ascensión «penetrando con fe profunda este misterio y amándolo cada vez más entrañablemente» hasta llegar a gozar en el cielo el «esplendor de su gloria». Todo es un gran misterio, escondido en el arcano de Dios.

sábado, 10 de diciembre de 2016

«Para entender la vida contemplo cada día el cadáver de uno de mis hijos»

En julio de 2015 el Papa Francisco visitó en Paraguay la Fundación San Rafael, donde el sacerdote Aldo Trento, de Comunión y Liberación, atiende a enfermos de sida. En este contexto de una vida entregada a los más desfavorecidos y con un pasado turbulento, tiene sentido la reflexión que el propio Trento escribió recientemente para Tempi:



Memento mori [Recuerda que has de morir]. Con este saludo nos deseábamos buenas noches durante el periodo del noviciado. Las primeras veces me sentía incómodo porque, al provenir de un pequeño pueblo de montaña, los funerales eran muy raros, aunque todas las mañanas (estoy hablando de antes del Concilio) el sacerdote celebraba la misa por un difunto revestido con la casulla negra, mientras mi abuelo, con su voz de barítono, cantaba el Requiem, el Sanctus y el Agnus Dei en gregoriano. Con el tiempo el pensamiento de la muerte se hizo familiar para mí. Ese "Memento mori" era una ayuda para tomar en serio mi vida.

"Vendrá la muerte y tendrá mi rostro, tendrá tu rostro" [primer verso de la poesía de Cesare Pavese: "Verrà la morte e avrà i tuoi occhi" ["Vendrá la muerte y tendrá tus ojos"]). Mirando cada día el cadáver de uno de mis jóvenes hijos muerto a causa del cáncer o del sida, no puedo dejar de verme en su lugar, porque antes o después será mi turno.



Todas las noches, hacia las once, después de haber saludado al Santísimo, tomo el ascensor que me lleva al subterráneo de la clínica: allí está la cámara mortuoria. Entro y durante algunos minutos permanezco en silencio mirando el cadáver de mi hijo, mientras con la mano derecha acaricio su rostro frío y duro como una piedra. Ese frío y esa rigidez me impresionan porque sé que al cabo de unos pocos días cada parte de lo que fue el templo del Espíritu empezará a corromperse. Hoy les toca a mis hijos; pero mi turno llegará.

Si no tuviera la certeza de la verdad que profeso en la última parte del Credo, mirando todos los días ese angustioso "espectáculo" empezaría a pensar que la violencia más terrible es traer al mundo a un ser humano condenado a sufrir, a morir, a desaparecer en la nada. «Creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna». Toda la razonabilidad de la vida está en estas palabras, censuradas en la cultura moderna y, de hecho, también en la Iglesia. ¿Cuántos sacerdotes hablan del último artículo del Credo? Tal vez cuando celebran un funeral. Pero lo hacen sin testimoniar la alegría de Jesús resucitado.

Es terriblemente fácil acostumbrarse a todo, también a la muerte; censurar la realidad de la muerte o transformarla en un acontecimiento social. Dos ejemplos. El primero: me han contado que hace años, en el principado de Mónaco, los difuntos eran llevados al cementerio al amanecer, para que nadie pudiera ver el carro fúnebre, porque hubiera podido perturbar la "estúpida" vida de los habitantes.

El segundo: me sucede a menudo ver cuando muere una persona rica. La muerte se convierte en un acontecimiento social en el que el difunto es una ocasión para reunirse y conversar entre una cerveza y otra. El muerto está relegado a otra habitación, como un objeto curioso, y el funeral es reducido a un rito pagano. Una vez el muerto está enterrado, ningún signo religioso recuerda quién está sepultado; es sólo un nombre que atrae la curiosidad de quien usa esas hectáreas de hierba verde y de bosques para pasear.

¿Os acordáis de la película El séptimo sello de Bergman? La muerte, por mucho que intentemos censurarla, vendrá y tendrá nuestros ojos. Me han contado que en el Centro de Tumores de Milán la muerte no se ve, "no existe": cuando uno está en su final es escondido a los ojos de los visitantes. ¡Ilusos!

Este hospital es un signo

 
En una cultura inhumana como la descrita antes, existe una realidad que recuerda al hombre su destino final: esta realidad se llama Iglesia, y nuestro hospital es un pequeño signo de su maternal presencia.

¡Qué grande es el amor de la Iglesia por el destino último del hombre! Un amor que desde hace siglos se manifiesta también al dedicar el día 2 de noviembre a la conmemoración de todos los difuntos. Y concediendo a los sacerdotes el poder de celebrar tres Santas Misas y a los fieles que visitan el cementerio la gracia de la indulgencia plenaria para los difuntos.



En cada misa el sacerdote reza diciendo: «Acuérdate de nuestros hermanos difuntos» o «Acuérdate de nuestro hermano que has llamado hoy a Tu presencia y concédele que, tal como ha compartido la muerte de Jesús, comparta la gloria de Su resurrección». Estamos tan distraídos que no nos damos cuenta de la profundidad de estas palabras.

Hace unos días, tras un año de sufrimiento a causa de un cáncer muy agresivo, ha muerto un niño de nueve años. Los padres, que desde el inicio del calvario han estado siempre a su lado, me han dicho: «La enfermedad de nuestro hijo es una poderosa llamada de Dios a la conversión y, por esta razón, después de veinticinco años de concubinato, queremos casarnos por la iglesia». De nuevo soy testigo de qué significa mira al dolor y a la muerte con la mirada de Jesús, esa mirada que hizo resucitar a Lázaro y que consoló a tanta gente que sufría.

Traducción de Helena Faccia Serrano (diócesis de Alcalá de Henares).



10 diciembre 2016