sábado, 24 de diciembre de 2011

Navidad, tiempo de conversión

Esta navidad debe ser especial, y una excelente oportunidad para tu conversión…
Para los católicos, la navidad significa uno de los grandes tiempos del año litúrgico. Recordamos y celebramos uno de los profundos misterios de nuestra Fe: el que Dios se haya hecho hombre.
Se dice fácilmente, pero al profundizarlo ¡Caemos de espaldas! Dios mismo, presente en la tierra, naciendo del seno purísimo de María, se hace carne, una carne que amará, y que sufrirá todo lo que un humano puede amar y sufrir.
La natividad del Señor es una celebración al "si" de la Santísima Virgen, que sin reparos ha aceptado la Voluntad del Altísimo. Ahora, con la Navidad, ese sí da un fruto, un bebé, pequeñito, indefenso, vulnerable. El Rey de reyes nace en un humilde rincón. Casi podríamos llamarla "humildad suprema", de no ser porque el Señor quiso humillarse aún más, ser más vulnerable todavía, y quedarse por siempre entre nosotros escondido en un pedacito de pan. Hoy, cada día, en el Santísimo Sacramento está también presente aquel niño.
Para los católicos, esta debe ser una fecha de profunda y alegre reflexión. Hemos sido bautizados en nombre de ese niño pequeñito, y con ello hemos recibido el privilegio del perdón de la falta original. Porque Jesúcristo nació en Belén, hoy podemos salvarnos.
Ese hermoso niño, menudo y tierno como todos los bebés, algún día sorprendería a sus padres en el Templo hablando con los Doctores; convertiría el agua en vino; dominaría tempestades; convertiría a unos humildes pescadores en santos; multiplicaría unos cuantos panes y peces para alimentar a miles; proclamaría las bienaventuranzas; entraría triunfante en Jerusalén; sería traicionado por uno de los suyos, arrestado, flagelado y asesinado en una cruz; ese bebé un día conocería la muerte, pero triunfaría sobre ella. Ese pequeño niño sería quien removería la historia del mundo, liberando a los esclavos y humillando a los soberbios.
Y hoy, aquí, ahora, entre tecnología, computadoras, micro-chips, discos compactos y tecnologías de toda índole, Jesús sigue con nostros. ¡Y nosotros que seguimos viviendo sin pensar en él!
La navidad para los católicos es una invitación a recordar con el corazón en la mano que Dios nos ama tanto, que nos ha dado a su Hijo Unigénito. ¿Cómo le estamos correspondiendo?
Esta época del año, en la que convivimos en familia haciéndonos regalos, abrazándonos unos a otros es un momento de pausa para reflexionar seriamente sobre nuestras vidas, sobre el papel que tiene Dios en nuestra existencia diaria. Es un momento para pensar en el Sumo Pontífice y amarlo profundamente, porque es el Vicario de Cristo. También es un momento para dar gracias a María, madre nuestra por aquel "si" que cambio el curso de nuestra existencia. Es un momento para rezar por la Iglesia, por su unidad. La Navidad es ese momento que todos necesitamos de Esperanza y de Fe, que debe convertirse en caridad, en amor hacia Dios, hacia nuestros Padres, hacia nuestros hermanos, una caridad para el amigo y para el enemigo por igual. Y también un momento para la conversión.
El año está por terminar, y aún tenemos tiempo en esta Navidad de realizar una profunda conversión en nuestras vidas. La navidad, época de milagros, debe lograr nuestra conversión. Una conversión basada en conocer nuestra Fe, en comprenderla, en asumirla. Esta navidad puede ser diferente a cualquier otra. Solo basta con que tú y que yo reflexionemos profundamente en todos los misterios de nuestra Fe. Dios, que todo lo puede, sembrará en nuestra alma (quizá un poco marchita) con el soplo de su espíritu, una conversión para ser católicos verdaderos. Eso que quizá pueda parecer tan difícil, lo puede hacer quien fue alguna vez una solo un pequeño bebé. Pídele al Niño Jesús esta Navidad que te conceda la gracia de la conversión hacia una vida católica plena, congruente y comprometida. Y si todo esto no te ha inspirado un poco, esta noche busca alguna estrella, y quizá como a los pastores, alguna salte a la vista y te diga "ven, sígueme". Si esto ocurre, sin duda será la Luz de Jesucristo.

domingo, 18 de diciembre de 2011

¿Qué es un embrión humano?

Una respuesta desde la Bioética

ROMA, jueves 15 diciembre 2011 (ZENIT.org).-

Ofrecemos a los lectores un artículo clarificador de Francisco José Ballesta, de la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum, de Roma, Italia, sobre lo que se entiende por embrión humano y las consecuencias de la reciente sentencia europea acerca de la imposibilidad de patentar productos de la experimentación con embriones.
*****
Por Francisco José Ballesta
El pasado 18 de octubre el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió una sentencia (en el asunto C34/10) en la que, entre otras cosas, declaraba lo siguiente: “El artículo 6, apartado 2, letra c), de la Directiva 98/44/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 6 de julio de 1998, relativa a la protección jurídica de las invenciones biotecnológicas, debe interpretarse en el sentido de que: Constituye un «embrión humano» todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación, todo óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis.”
El centro de la atención recayó inmediatamente sobre las circunstancias que habían causado esta declaración (el conflicto jurídico entre Oliver Brüstle y Greenpeace) y el reconocimiento de la condición de embrión humano a “todo óvulo humano a partir del estadio de la fecundación”, tradicional caballo de batalla en los debates sobre el aborto y las técnicas de reproducción asistida extracorpóreas. Toda la terminología biológica que distingue, desde el punto de vista descriptivo, entre las diferentes etapas del desarrollo embrionario (cigoto, mórula, blastocisto…) tiene exactamente el mismo valor que la que usamos para describir las etapas posteriores en el desarrollo fetal y postnatal (niño, adolescente, adulto…). En todos los casos estamos hablando de un ser humano en diversos momentos de su desarrollo (embrionario, fetal o postnatal). Importante contar con este tipo de declaraciones que resuelven las dudas sobre el asunto de quien todavía pudiera tenerlas después de las confirmaciones que nos da cada día la ciencia.
No menos importante es la afirmación de que también constituye un embrión humano “todo óvulo humano no fecundado en el que se haya implantado el núcleo de una célula humana madura y todo óvulo humano no fecundado estimulado para dividirse y desarrollarse mediante partenogénesis”. El óvulo humano es una célula muy especial, que podríamos calificar de “oro biológico”, muy cotizada en los sectores de la reproducción asistida y de la investigación de base sobre la reproducción humana y las primeras etapas del desarrollo. Esta célula tiene la capacidad, entre otras cosas, de reprogramar, hasta cierto punto, el DNA de las células diferenciadas poniéndolo en un estado similar al del DNA del cigoto. Sólo tenemos que acordamos de la oveja Dolly para saber lo que puede llegar a suceder en estos casos (clonación). Esta célula especialísima, tiene también la capacidad de iniciar el desarrollo embrionario sin la presencia de un espermatozoide que la fecunde (partenogénesis). La activación espontánea es rara en el ser humano aunque sucede alguna que otra vez, dando origen a desarrollos embrionarios que se desvían de la normalidad (Simard, 1957. Oliveira, 2004. Weiss, 2006). Existen muchos experimentos de clonación y de activación partenogenética artificial de los óvulos en diversas especies y también de óvulos humanos. La declaración que estamos considerando nos está diciendo que hay que ampliar la extensión del concepto “embrión humano”, con todo lo que ello significa, por lo menos a estas dos situaciones.
¿Qué sucederá en el futuro con muchos otros casos, análogos a los descritos, que son el resultado de los experimentos que se realizan en tantos laboratorios? (Findlay, 2007). ¿Llegaremos a admitir que se trata también de embriones humanos, o de la especie de que se trate en cada caso?
Una cosa es segura: existen muchas fecundaciones defectuosas, así como manipulaciones que dan origen a desarrollos embrionarios iniciales que después se detienen o desvían por causas diversas. Todo parece indicar que mientras este desarrollo es “normal” estaríamos ante un embrión desarrollándose, cuando empieza a manifestarse el desarrollo anormal podríamos hablar de un desarrollo embrionario patológico y, en el caso de una desviación extrema o de la detención del desarrollo, de un embrión que ha dejado de existir.

sábado, 10 de diciembre de 2011

Europa debe revisar su política de investigación con células madre

Según los episcopados católicos del continente

BRUSELAS, viernes 9 diciembre 2011 (ZENIT.org).-
La investigación con células madre embrionarias no se puede ya patentar, es controvertida desde la ética y es un campo de investigación no consensuado entre los estados miembros y ciudadanos de la Unión Europea (UE). Cada vez tiene menos perspectivas clínicas. Por ello, los obispos del continente piden que se revisen las políticas comunitarias en esta materia.
La Comisión de Episcopados de la Comunidad Europea (COMECE) llama a la UE a excluir la investigación con células madre embrionarias de su programa marco de financiación de la investigación, Horizon 2020, y a centrarse en el sector más innovador y prometedor de la investigación con células madre alternativas.
Horizon 2020 es el nuevo programa marco de investigación y de innovación de la UE para el período 2014-2020 y está dotado con un presupuesto de ochenta millardos [millardo=mil millones] de euros.
“Hay que dar la bienvenida a este programa –afirma un comunicado de la COMECE- que es un gran instrumento para sostener el crecimiento y la innovación en la Unión Europea. En concreto, en materia de investigación médica, podría llevar al surgimiento de tratamientos innovadores para los pacientes”.
La Comisión Europea presentó recientemente un paquete de propuestas para Horizon 2020. “Estas propuestas –según la COMECE- mejoran el marco ético actual, haciendo referencia a ciertos principios éticos ya aplicables”.
Sin embargo, añade, “dos de los principios más importantes no son mencionados: la protección de la dignidad humana (art. 1 de la Carta de Derechos Fundamentales) y la primacía del interés y del bien del ser humano sobre sólo el interés de la sociedad o de la ciencia (art. 2 de la Conventción de Oviedo).
La COMECE se muestra preocupada por una gran omisión: las nuevas propuestas integran algunos compromisos ya asumidos por la Comisión, en su Declaración de 2006, pero paradójicamente, se excluye el compromiso (§12) en virtud del cual la Comisión Europea “no someterá al comité de reglamentación ninguna propuesta de proyecto que comporte actividades de investigación que impliquen la destrucción de embriones humanos, incluso con el fin de obtener células madre”.
“Esto significa –afirman los obispos europeos- que las proposiciones actuales forman un marco ético que es en realidad menos exigente que el que se aplica en el programa marco de investigación actual (2007-2013)”.

Una investigación no orientada hacia el mercado

A nivel jurídico, las proposiciones no tienen en cuenta la reciente decisión del Tribunal Europeo de Justicia en el caso Greenpeace contra Brüstle. El Tribunal define allí claramente lo que es un embrión humano y confirma que las invenciones biotecnológicas, a partir de células madre embrionarias humanas, no pueden ser patentadas.
“En consecuencia, si el corpus legislativo de la UE quiere mantener su lógica y su coherencia interna, todo proyecto de investigación que implique la utilización de células madre embrionarias”, afirma la COMECE “debería ser excluida de una posibilidad de financiación”.
Hay que añadir que, en el plano económico, parece poco menos que ineficaz financiar investigaciones cuyos posibles resultados, jurídicamente, no podrán ser transformados en verdadera innovación en el mercado, cuando uno de los principales objetivos de Horizon 2020 es precisamente ayudar a las empresas innovadoras a transformar sus hallazgos tecnológicos en productos viables con un verdadero potencial comercial.

Una investigación menos prometedora a nivel clínico

Recientemente, la empresa Geron Corp, líder mundial de la investigación con embriones, anunció que cerraba su programa de investigación con células madre.
La investigación con células madre embrionarias humanas no produjo los resultados esperados, mientras que la que usa fuentes alternativas de células madre adultas --del cordón umbilical o pluripotentes inducidas– ofrece hoy perspectivas tangibles y eficaces de aplicaciones terapéuticas, y se han incluso comprobado resultados clínicos ampliamente compartidos.
“Estos métodos, que son ampliamente aprobados en el plano científico y ético, no son por tanto controvertidos entre los estados miembros. Deberían por tanto beneficiarse de una financiación prioritaria en el nuevo programa marco Horizon 2020”, afirma la COMECE.

Menos apoyo entre los ciudadanos de la UE

La encuesta del Eurobarómetro sobre ciencias de la vida y biotecnología, llevada a cabo en octubre de 2010, muestra que el 56% de los europeos piensan que el embrión es un ser humano desde la fecundación (p. 146), y el 69% de las personas sondeadas aprueban la investigación con células madre adultas, mientras que son mucho menos numerosos quienes aprueban la investigación con células madre embrionarias (p.55).
La COMECE estima que “queda un margen de mejora en estas proposiciones durante el curso del procedimiento legislativo que se ha lanzado ahora”.
Por ello, “espera que la evolución jurídica y científica reciente –así como los principios éticos fundamentales y las opciones políticas de fondo, mencionadas arriba- sean tomados en cuenta y claramente trasladados a los instrumentos del Horizon 2020 cuando este sea finalmente adoptado”.

sábado, 3 de diciembre de 2011

La liturgia eucarística y Benedicto XVI

El obispo de Ratisbona en España

LUGO, viernes 2 diciembre 2011 (ZENIT.org).-

La Diócesis de Lugo, España, organiza, del 1 al 3 de diciembre, el I Encuentro Eucarístico Lucense, con el lema Pensar, Decir, Adorar una Presencia.
La presentación del encuentro y del lucense Eucharisticum Centrum tuvo lugar en horas previas a la la ponencia inaugural, Un culto conforme al Logos divino. La Liturgia en el pensamiento teológico de Joseph Ratzinger/Benedicto XVI, a cargo del obispo de Ratisbona y catedrático emérito de la Universidad de Munich Gerhard Ludwig Müller. Luego, la catedral basílica de Lugo acogió una celebración eucarística y procesión del Jueves Eucarístico.
Este viernes 2 de diciembre, el elenco de conferenciantes incluye a Francisco Pérez Herrero, decano de la Facultad de Teología del Norte de España, y Manuel Aróztegui Esnaola, profesor de la Universidad Eclesiástica San Dámaso de Madrid, sobre Presencia y Memorial: revisitando el Nuevo Testamento, y La carne de Cristo: la fe eucarística como expresión de la fe cristológica en el I Milenio, respectivamente.
El tema del profesor de la Universidad Pontificia de Comillas Lino Emilio Díez Valladares, es Culto eucarístico fuera de la misa: tradición y actualidad.
La comunicación sobre Los Congresos Eucarísticos al servicio de la fe, es del director del Secretariado de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española Juan Mª Canals Salas.
El cierre de la jornadaes un concierto en la iglesia de San Pedro, a cargo del coro E Ultreia e Menestreis de 1500, con piezas pertenecientes al Codex Calixtinus (s. XII), al Libro V de Polifonía de la Catedral de Santiago de Compostela (s. XVI), así como diversas piezas gregorianas y polifónicas eucarísticas y marianas.
El sábado 3 de diciembre comenzará con la celebración de una Eucaristía. Luego, el delegado diocesano de Patrimonio Histórico-Artístico César Carnero, hablará sobre Arte y Eucaristía.
Por último, la comisaria de la exposición Hoc hic mysterium hará una visita guiada por la Capilla del Pilar de la Catedral de Lugo. 

domingo, 20 de noviembre de 2011

Benedicto XVI: "Dios no es sólo importante, es todo


"El día de mi primera comunión ha sido uno de los más bellos de mi vida". El sábado por la tarde, el Papa emocionado, se dejó circundar por el afecto de los niños de Cotonou, que lo esperaban en la parroquia de Santa Rita. De aquel día lejano, quiso compartir particularmente el evento de Jesús-Eucaristía, que recibía por primera vez, un tesoro --precisó- que "es necesario saber compartir con generosidad". Al ejemplo de san Kizito, joven ugandés "asesinado porque quería vivir según el bautismo que había recibido", el Pontífice exhortó a cultivar la oración, que es "un grito de amor dirigido a Dios nuestro Padre con la voluntad de imitar a Jesús nuestro hermano". "Permanecer un poco de tiempo con Jesús -- ...

sábado, 5 de noviembre de 2011

Te puede pasar a ti. Antes ateos, hoy conversos

MADRID, viernes 4 noviembre 2011 (ZENIT.org).-

El autor del éxito cinematográfico La Última Cima, el director de cine Juan Manuel Cotelo, ha concluído su más reciente obra, una película-documental sobre conversos de nuestros tiempos: Te puede pasar a ti. Antes ateos, hoy conversos.
“Antes no creían en Dios. O le consideraban un extraterrestre. O le tenían escondido en el congelador. Pero un día se encontraron con Él... ¡y cambiaron de vida! Un boxeador, una estudiante, un escultor, una actriz, una empresaria, un malabarista, una escritora, una modelo, un terrorista… Son inclasificables y están por todo el mundo. Se les llama 'conversos'”, anuncia el sitio web de www.infinitomasuno.org, productora de la película.
El lanzamiento del primer capítulo, según anuncia la página web, será el 11 del 11 del 11.
Tras haber dado “casualmente” con ellos, Cotelo, en una original presentación de su nueva película en una caravana, resume en tres minutos las historias de un transexual, una masona y echadora de cartas, una inconformista de tribu urbana, un marxista, un boxeador, una escritora, una integrante de una secta anticatólica, un joven en medio de pandillas y narcotráficantes y muchas vidas más.
Son personas que se encontraron con Dios de sopetón y cuando menos lo esperaban, a veces en unos segundos, con una convicción que, como dice uno de ellos, es haber pasado de vivir entre vinagre a disfrutar en una pastelería.
El director del documental concluye: lo que les ha pasado a ellos, te puede pasar a ti.

sábado, 22 de octubre de 2011

"Así os envío yo", lema del Domund 2011

Los misioneros españoles, clave en la evangelización global

MADRID, jueves 20 de octubre 2011 (ZENIT.org).-

El próximo domingo, 23 de octubre, se celebra en toda la Iglesia católica la Jornada Mundial de las Misiones.
El lema para este año, Así os envío yo, hace referencia al mandato misionero de san Juan: “Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo” (Jn 20,21).
Obras Misionales Pontificias (OMP) presentó la jornada de este año, el martes en rueda de prensa.
El Domingo Mundial de las Misiones (Domund) es el día en que toda la Iglesia universal reza y colabora económicamente a favor de la actividad evangelizadora de los misioneros y misioneras.
Los llamados “territorios de misión” no disponen de personas ni de recursos económicos para su labor evangelizadora. Mediante el Domund, la Iglesia trata de cubrir estas carencias y ayudar a los más desfavorecidos a través de los misioneros.
El donativo que se entrega a las misiones es recogido en la dirección nacional de las OMP y enviado a territorios de misión. Sólo se permite utilizar un máximo del 10% en la administración de estos bienes y en la animación misionera.
Además del donativo en la Jornada del Domund, se pueden domiciliar aportaciones periódicas, utilizar la tarjeta VISA-DOMUND o realizar transferencias por Internet (www.domund.org).
El lema de este año está tomado del mensaje de Benedicto XVI, donde comenta la afirmación evangélica: “Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”.
Ese envío implica a todos los bautizados y comunidades cristianas en una misión destinada a todo y a todos, en especial a los que aún no le conocen y a quienes se han alejado de la fe.
La misión afecta a toda la humanidad y a todas sus dimensiones; no está limitada por tiempo ni por espacio, hasta la plenitud de los tiempos.
Los objetivos de la campaña de este año son: iniciar a los fieles en la apertura al mundo, donde cada persona está llamada a conocer y acoger el Evangelio; reconocer que el misionero es enviado por Dios a través de la comunidad cristiana, y que en él se refleja la universalidad de nuestra fe; participar en actividades de las comunidades eclesiales para el Domund; colaborar económicamente para responder a las necesidades materiales de los misioneros y las misiones; e intensificar la oración y el sacrificio por los misioneros –sacerdotes, religiosos y laicos– que este año serán enviados a la misión.

Vivero de misioneros

Desde la llegada de los primeros misioneros a América en el siglo XVI, son miles las mujeres y hombres que partieron de España dejando su hogar y su tierra para llevar el Evangelio.
El número total de misioneros españoles se estima en más de catorce mil. De ellos, el 53% son mujeres y el 47% hombres.
El continente con mayor presencia de misioneros españoles es América, con el 70%. Le sigue África, con el 15%. Europa, un 8%. Asia cuenta con un 7% de las misioneras y misioneros españoles. En Oceanía hay una veintena.
Todas y cada una de las diócesis españolas cuentan con misioneros en el mundo. Cada año parten de España cerca de 150 misioneros de las órdenes, congregaciones, institutos seculares, movimientos y asociaciones misioneras presentes en territorios de misión.
Las diócesis con mayor número de misioneros son Pamplona-Tudela, Burgos, Madrid y León. Las religiosas de diversas congregaciones son el 50% de los misioneros españoles en misiones. Los sacerdotes misioneros suman el 10%.

Hablan los evangelizadores

“Acabo de venir de Salanga, un pueblo a 42 kilómetros de la misión, donde hemos celebrado 14 bautismos y 3 bodas de los bautizados. Toda una fiesta en la más grande sencillez. Ayer por la noche tuvimos también otros 12 bautismos en Baugou”, dice Marcos Delgado de la Sociedad de Misiones Africanas, en Benín.
“Llevo por estas tierras más de 35 años. Mi trabajo es dirigir una universidad jesuítica en pleno territorio maya, Quetzaltenango, con más de seis mil alumnos, y el fin primordial de nuestras obras educativas siempre ha sido la formación integral de los alumnos”, afirma José María Ferrero, SJ, en Guatemala.
“Nos toca acompañar a este pueblo en esta difícil situación, que sobre todo hace sufrir a los más desfavorecidos”, reflexiona Arantza Bajineta, sierva de María de Anglet, en Costa de Marfil.
“Desde hace ocho años estoy en San Clemente (Pisco), intentando ayudar en la construcción de casas y personas después del terremoto del 2007”, comunica María Visitación Zuazu, misionera Dominica del Rosario, Perú.
“Tengo 81 años, de los cuales he pasado 46 en Zimbabue y con un cáncer a cuestas, por fortuna ya operado y sin metástasis. Sigo ayudando a mis pobres mandando dinero y ropa y lo que sea”, explica José García, del Instituto Español de Misiones Extranjeras.
“Apenas hace cuatro meses que llegué a mi misión, por lo tanto, por ahora estoy conociendo la realidad y aprendiendo el idioma camboyano”, dice Gema Extremo, hija de María Auxiliadora.
“Algunos me dicen si no me jubilo, porque ya es hora; contesto que mientras mi cuerpo aguante seguiré al pie del cañón y moriré con las botas puestas, si es que Dios lo permite”, dice Consuelo Doménech, misionera de Cristo Jesús, en Japón.

Presencia global

Los misioneros españoles están presentes en 115 países. En África, la mayor presencia está en República Democrática del Congo, Mozambique y Guinea Ecuatorial. En América: Perú, Venezuela y Argentina. En Asia: Japón, La India y Filipinas.
Fuera de España hay 103 obispos españoles que ejercen su ministerio como pastores de comunidades de diversos países.
Las ayudas que Obras Misionales Pontificias envía a misiones se dividen en dos grandes partidas: ayudas ordinarias (25.751.897,69 euros) para el sostenimiento de los misioneros, y ayudas extraordinarias (48.186.025,38 euros), para construcciones, vehículos, emergencias y formación.
A esto hay que añadir 17.598.371,55 euros destinados a seminarios y centros de formación de misioneros. La suma total destinada a misiones este año fue de 91.536.294,62 euros.
Característico de Obras Misionales Pontificias es que lo recaudado en un año se envía a misiones al año siguiente en su totalidad, una vez descontados los gastos de animación misionera y de gestión que nunca superan el 10%.
Gracias a la generosidad de España, se pudieron entregar a misiones 16.950.952 euros que fueron para África, 12.234.859,51 euros; América, 1.232.394,79 euros; Asia, 2.838.166,28 euros: Europa, 71.491,36 euros; Oceanía, 574.040,07 euros.
Los países que recibieron más ayudas de España fueron Camerún, Tanzania, Madagascar, Angola, Sri Lanka, Guinea Ecuatorial, Zambia, Costa de Marfil, Trinidad y Tobago.

Tomar en serio la vida humana”

En su mensaje para esta jornada, hecho público por Benedicto XVI el 6 de enero de 2011, el Papa reflexiona sobre la globalidad del mensaje cristiano.
“La evangelización es un proceso complejo y comprende varios elementos -explica-. Entre estos, la animación misionera ha prestado siempre una atención peculiar a la solidaridad”.
Recuerda el Papa que este es también uno de los objetivos del Domund. “Se trata de sostener instituciones necesarias para establecer y consolidar a la Iglesia mediante los catequistas, los seminarios, los sacerdotes; y también de dar la propia contribución a la mejora de las condiciones de vida de las personas en países en los que son más graves los fenómenos de pobreza, malnutrición sobre todo infantil, enfermedades, carencia de servicios sanitarios y para la educación. También esto forma parte de la misión de la Iglesia”.
Y subraya que “al anunciar el Evangelio, la Iglesia se toma en serio la vida humana en sentido pleno”.
A este respecto cita al Pablo VI cuando afirmaba que no es aceptable “que en la evangelización se descuiden los temas relacionados con la promoción humana, la justicia, la liberación de toda forma de opresión, obviamente respetando la autonomía de la esfera política".
"Desinteresarse de los problemas temporales de la humanidad significaría 'ignorar la doctrina del Evangelio acerca del amor al prójimo que sufre o padece necesidad' -señaló en Evangelii nuntiandi- no estaría en sintonía con el comportamiento de Jesús, el cual 'recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, proclamando la buena nueva del Reino y curando todas las enfermedades y dolencias'”.
Y concluye Benedicto XVI pidiendo que “la Jornada mundial de las misiones reavive en cada uno el deseo y la alegría de 'ir' al encuentro de la humanidad llevando a todos a Cristo”.
Mensaje papal Domund 2011
Por Nieves San Martín

sábado, 15 de octubre de 2011

Detienen grabación de spot ofensivo a Cristo Redentor en Brasil

REDACCIÓN CENTRAL, 14 Oct. 11 / 03:20 pm (ACI/EWTN Noticias)

Una agencia publicitaria detuvo la realización de un spot televisivo de la aerolínea uruguaya Pluna que ofendía al Cristo Redentor en Brasil tras la protesta de la Arquidiócesis de Río de Janeiro.
El spot presentaba al conocido futbolista uruguayo Sebastián "Loco" Abreu, que milita en el club brasileño Botafogo, pateando penales al Cristo Redentor usado como arquero.
El futbolista católico, que no sabía de los planes de la agencia publicitaria cuyo nombre no se ha dado a conocer, expresó su consternación al enterarse del modo en que iban a ser utilizadas las imágenes sin su consentimiento.
Al enterarse de los hechos, la Arquidiócesis de Río de Janeiro que es propietaria de los derechos sobre el Cristo Redentor, se contactó con la aerolínea Pluna para exigir la cancelación del spot, pedido que fue aceptado tras una serie de conversaciones.
En diálogo telefónico con ACI Prensa el 13 de octubre, el P. Marcos William de la Secretaría de Prensa de la Arquidiócesis de Río de Janeiro, explicó que el spot no será transmitido en televisión.
"Nosotros ya hemos conversado con la presidencia de Pluna y con la agencia publicitaria. Ellos ya se retractaron ante la diócesis. Ningún comercial que comprometa al Cristo Redentor va a ser expuesto", precisó.
El sacerdote dijo también que "el presidente de Pluna me llamó personalmente y conversamos. Él se sintió bastante incómodo con la propuesta de este comercial y dijo que no hubo ninguna intención de atacar o denigrar la imagen sagrada y que ‘no hay nada más’ sobre el asunto".
El P. William explicó también a ACI Prensa que en Arquidiócesis "cuidamos que la imagen sea bien utilizada. El Cristo Redentor es una imagen que lleva consigo la identidad de Brasil y de modo especial la de Rio de Janeiro".
Tras precisar que la arquidiócesis "no le teme a los medios de comunicación", el sacerdote dijo que en estos casos "todo debe pasar por una revisión que garantice la integridad" de la emblemática imagen.
Luego de descartar cualquier tipo de demanda contra la aerolínea o Abreu, el P. William explicó que el futbolista uruguayo "me llamó personalmente y conversamos mucho. El atleta no tuvo ninguna intención de denigrar (al Cristo Redentor), al contrario".
"Este deportista fue mal dirigido. Aceptó una propuesta que no resultó buena. Pero él es católico y de Misa dominical con toda la familia. Estaba muy entristecido con toda esta situación", concluyó.

sábado, 8 de octubre de 2011

El Papa envía nueva ayuda de 400 mil dólares al Cuerno de África

VATICANO, 08 Oct. 11 / 09:18 am (ACI)

El Pontificio Consejo Cor Unum informó que el Papa Benedicto XVI enviará una nueva ayuda de 400 mil dólares para asistir a las víctimas de la hambruna que aún azota al Cuerno de África.
En julio se dio a conocer que el Santo Padre envió un donativo de 50 mil euros a Somalia, y en agosto se informó sobre el envío de una “sustanciosa ayuda”-sin revelar cifras-  a cinco diócesis de Kenia y otras seis de Etiopía que enfrentan una grave crisis de alimentos.
El anuncio lo hizo el Presidente de Cor Unum, Cardenal Robert Sarah, durante una conferencia de prensa de información y actualización por parte de su dicasterio junto con algunos principales organismos caritativos, sobre la situación y la intervención en el Cuerno de África.
En la rueda de prensa también participaron el Administrador Apostólico de Mogadiscio (Somalia), Mons. Giorgio Bertin, el Secretario General de Cáritas Internationalis, Michel Roy, y el Director Ejecutivo del Servicio Católico a Refugiados, además de representantes de organismos caritativos católicos que trabajan en la zona.
En su intervención, el Cardenal Sarah recordó que se trata de una cuestión muy querida por el Santo Padre quien ha sido uno de los primeros en reclamar ayuda a la comunidad internacional.
La nueva ayuda se añade a la también comprometida participación de la iglesia local de Somalia, Etiopía y Djibuti, que además han ofrecido acogida y ayuda a las víctimas.
“La Iglesia Católica continuará haciendo su parte y buscará todavía la colaboración con las demás comunidades cristianas para desempeñar una parte activa en la solución del drama humano que se está consumando en el Cuerno de África”, afirmó el Purpurado y pidió a los fieles para que no se olviden de sus hermanos que sufren.

sábado, 1 de octubre de 2011

Perdonar no es olvidar, es recordar en paz

Y es que el rencor mata, corroe, esclaviza, asfixia. No hay nada mejor en el mundo que perdonar. 


Quizás hayan observado que, con inusitada frecuencia, a la hora de escribir estos artículos, el Señor me pide hacerlo sobre el tema del perdón y la reconciliación. Y yo feliz.
Y es que el rencor mata, corroe, esclaviza, asfixia. No hay nada mejor en el mundo que perdonar. Lo repito, nada hay mejor que perdonar. Y si no, hagan la prueba. No se lleven que yo lo dije, no. Hagan la prueba.
¡Haz la prueba! Decídete y perdona al que te ofendió o te causó algún daño. Si crees que el otro piensa que fuiste tú quien tuvo la culpa, pues igual, simple y llanamente pídele perdón, y asunto arreglado. Total, lo importante es lograr la paz, la convivencia, el poder saludar y sonreír y conversar con quien hasta hace poco le volteabas la cara, o le gruñías, o le deseabas el mal, o lo ignorabas, y arriba de eso afirmabas que no, que tú no habías dejado de quererlo, pero que no querías tener nada que ver con esa persona.

El problema es ese. Que lo que dice el Señor es muy distinto. "Amarás a tu prójimo como a ti mismo". Difícilmente tu propia persona te sea indiferente.
A los que tengan algún tipo de rencilla, les ruego encarecidamente dediquen unos minutos y presten atención a lo que les voy a contar. Léanlo también los que como yo estamos en paz con el mundo, para la gloria de Dios, que les será útil para llevar este mensaje a los peleones.
Jesús relata la historia de aquel rey que perdona una gran deuda a uno de sus servidores, y al salir del palacio, éste se encuentra a un compañero que le debía unos centavos, y lo hace meter preso hasta que le pague. Al enterarse el rey, le recriminó su injusticia enviándolo a la cárcel. Concluye Jesús diciendo que “lo mismo hará mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos”.
Entonces, te pregunto: De todas esas barbaridades que has cometido en tu vida, ¿recuerdas tan sólo una que Dios no te haya perdonado? ¿No? Y entonces, ¿quién eres tú para negarle tu perdón a alguien que mucho o poco te haya molestado, ofendido, irritado, perjudicado o llámese como sea lo que te haya hecho esa otra persona, y mucho peor si es un hermano?
No, mi querido amigo, no vale la pena vivir así. No hay tranquilidad. A mi me pasaba igual. Recuerdo una situación por la que viví, y a sabiendas de que a esa persona me la encontraba los domingos en misa, tenía la respuesta lista por si acaso se atrevía a saludarme: “¡Vade retro Satanás! ¡Retírate Satanás!” ¡Y eso se lo pensaba decir en plena iglesia!
Hoy, sin embargo, vivo tranquilo. A esa persona--¡y a tantas otras!--no tan sólo la perdoné, sino que le pedí perdón, porque estando ya en los caminos del Señor, me cuestioné seriamente si no habría sido yo quien la había ofendido. ¡Que bien se siente uno! Quise visitarla, y darle un abrazo, pero no quiso. Que pena. Siempre está presente en mis oraciones.
El perdón no borra lo sucedido. Lo hecho, hecho queda, y a menos que caigamos en Alzheimer, difícil es olvidar nuestra historia de vida. Pero qué distinto es recordar esos incidentes en paz. Ahí radica la gran diferencia. Perdonar no es olvidar, es recordar en paz.
Bendiciones y paz.



sábado, 24 de septiembre de 2011

El cardenal Piacenza: las mujeres sacerdote, el celibato y el poder de Roma

Entrevista con el Prefecto de la Congregación para el Clero

Por Antonio Gaspari

ROMA, lunes 19 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).-

El cardenal Mauro Piacenza, Prefecto de la Congregación para el Clero, raramente interviene en el debate público. Rehuye, de hecho, toda demagogia y presencialismo y es conocido como hombre de incansable y silencioso trabajo y como eficaz observador de todos los fenómenos que afectan a la cultura contemporánea.
Extraordinariamente nos ha concedido esta entrevista sobre temas “candentes”, en un clima de cordialidad, mostrando esa creatividad pastoral que siempre aparece en un auténtico y fiel Pastor de la Iglesia.
- Eminencia, con sorprendente periodicidad, desde hace varias décadas, vuelven a aparecer en el debate público algunas cuestiones eclesiales, siempre las mismas. ¿A qué se debe este fenómeno?
Cardenal Piacenza: Siempre en la historia de la Iglesia ha habido movimientos “centrífugos” que tienden a “normalizar” la excepcionalidad del Evento de Cristo y de su Cuerpo viviente en la historia, que es la Iglesia. Una “Iglesia normalizada” perdería toda su fuerza profética, no diría nada más al hombre y al mundo y, de hecho, traicionaría a Su Señor.
La gran diferencia de la época contemporánea es doctrinal y mediática. Doctrinalmente se pretende justificar el pecado, no confiando en la misericordia, sino dejándose llevar por una peligrosa autonomía que tiene el sabor del ateísmo práctico; desde el punto de vista mediático, en las últimas décadas, las fisiológicas “fuerzas centrífugas” reciben la atención y la inoportuna amplificación de los medios de comunicación que viven, en cierta manera, de contrastes.
- Se debe considerar la ordenación sacerdotal de las mujeres una “cuestión doctrinal”?
Cardenal Piacenza: Ciertamente, como todos saben, la cuestión ya fue afrontada por Pablo VI y el Beato Juan Pablo II y éste, con la Carta Apostólica Ordinatio Sacerdotalis de 1994, cerró definitivamente la cuestión.
De hecho afirmó: “Con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos, declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia”.Algunos, justificando lo injustificable, han hablado de una “definitividad relativa” de la doctrina hasta ese momento, pero francamente esta tesis es tan inusual que carece de cualquier fundamento.
- Entonces ¿no hay sitio para las mujeres en la Iglesia?
Cardenal Piacenza: Todo lo contrario, las mujeres tienen un papel importantísimo en el Cuerpo eclesial y podrían tener otro más evidente todavía. La Iglesia fue fundada por Cristo y no podemos determinar, nosotros los hombres, su perfil, por tanto la constitución jerárquica está ligada al Sacerdocio ministerial que está reservado a los hombres. Pero, absolutamente nada, impide valorar el genio femenino en papeles que no está ligados estrechamente en el ejercicio del orden sagrado. ¿Quién impediría, por ejemplo, que una gran economista fuera la jefa de la Administración de la Sede Apostólica? ¿o que una periodista competente se convirtiera en la portavoz de la Sala Stampa Vaticana?
Los ejemplos pueden multiplicarse en todos los desempeños no vinculados con el orden sagrado. ¡Hay infinidad de tareas en las que el genio femenino podría realizar una gran contribución! Otra cosa es concebir el servicio como un poder y pretender, como hace el mundo, las “cotas” de tal poder. Considero, además, que el menosprecio del gran misterio de la maternidad, que se está realizando en esta cultura dominante, tenga un papel muy importante en la desorientación general que existe con respecto a la mujer. La ideología del beneficio ha reducido e instrumentalizado a las mujeres, no reconociendo la contribución más grande que estas, indiscutiblemente, pueden dar a la sociedad y al mundo.
La Iglesia, además, no es un Gobierno político en el que es justo reivindicar una representación adecuada. La Iglesia es otra cosa, la Iglesia es el Cuerpo de Cristo y, en ella, cada uno es miembro según lo que ha establecido Cristo. Por otra parte la Iglesia no es una cuestión de roles masculinos o femeninos sino de papeles que implican, por voluntad divina, la ordenación o no. Todo lo que puede hacer un fiel laico lo puede hacer una fiel laica. Lo importante es tener la preparación específica y la idoneidad, el ser hombre o mujer no tiene importancia.
- ¿Pero puede existir una participación real en la vida de la Iglesia sin atribuciones de poder efectivo y de responsabilidad?
Cardenal Piacenza: ¿Quién ha dicho que la participación en la Iglesia es una cuestión de poder? Si fuese así se cometería el gran error de concebir a la misma Iglesia no como es, divino-humana, sino simplemente como una de las muchas asociaciones humanas, quizás la más grande y noble, por su historia; y debería “administrarse” repartiéndose el poder.
¡Nada más lejos de la realidad! La jerarquía de la Iglesia, además de ser de directa institución divina, se debe entender siempre como un servicio a la comunión. Sólo un error, derivado históricamente de la experiencia de las dictaduras, podría concebir la Jerarquía eclesiástica como el ejercicio de un “poder absoluto”. ¡Qué se lo pregunten a quien está llamado a colaborar con la responsabilidad personal del Papa por la Iglesia Universal! Son tales y tantas las mediaciones, consultas, expresiones de colegialidad real que prácticamente ningún acto de gobierno es el fruto de una voluntad única, sino siempre el resultado de un largo camino, en escucha del Espíritu Santo y de la preciosa contribución de muchos.
Antes que nadie de los obispos y de las Conferencias Episcopales del mundo. La Colegialidad no es un concepto socio-político sino que deriva de la común eucaristía, del affectus que nace del alimentarse del único Pan y del vivir de la única fe; del estar unidos a Cristo: Camino, Verdad y Vida; y ¡Cristo es el mismo ayer, hoy y siempre!
- ¿No es demasiado el poder que ostenta Roma?
Cardenal Piacenza: Decir “Roma” significa simplemente decir “catolicidad” y “colegialidad”. Roma es la ciudad que la providencia ha elegido como lugar del Martirio de los Apóstoles Pedro y Pablo y lo que la comunión con esta Iglesia ha significado siempre en la historia: comunión con la Iglesia universal, unidad, misión y certeza doctrinal. Roma está al servicio de todas las Iglesias, ama a todas las Iglesias y, no pocas veces, protege a las Iglesias que están en dificultades por los poderes del mundo y por gobiernos que no siempre son plenamente respetuosos con el imprescindible derecho humano y natural que es la libertad religiosa.
La Iglesia debe ser considerada a partir de la Constitución dogmática Lumen Gentium del Concilio Vaticano II, incluida obviamente la Nota previa al Documento. Allí está descrita la Iglesia de los orígenes, la Iglesia de los Padres, la Iglesia de todos los siglos, que es nuestra Iglesia de hoy, sin discontinuidad; que es la Iglesia de Cristo. Roma está llamada a presidir en la Caridad y en la Verdad, únicas fuentes reales de la auténtica Paz cristiana. La unidad de la Iglesia no es el compromiso con el mundo y su mentalidad, sino, el resultado, dado por Cristo, de nuestra fidelidad a la verdad y de la caridad que seremos capaces de vivir.
Me parece indicativo, a este respecto, el hecho de que hoy sólo la Iglesia, como nadie, defiende al hombre y su razón, su capacidad de conocer la realidad y entrar en relación con esto, en resumen, al hombre en su integralidad. Roma está al pleno servicio de la Iglesia de Dios que está en el mundo y que es “una ventana abierta” al mundo. Ventana que da voz a todos los que no la tienen, que llama a todos a una continua conversión y por esto contribuye, a menudo en el silencio y con sufrimiento, pagando por su parte, a veces en impopularidad, a la construcción de un mundo mejor, a la civilización del amor.
- Este papel de Roma ¿no obstaculiza la unidad y el ecumenismo?
Cardenal Piacenza: Ni siquiera lo que se presupone. El ecumenismo es una prioridad en la vida de la Iglesia y una exigencia absoluta que proviene de la misma oración del Señor: “Ut unum sint”, que se convierte para todo cristiano en un “mandamiento de la unidad”. En la oración sincera y en el espíritu de continua conversión interior, en la fidelidad a la propia identidad y en la común tensión de la perfecta caridad dada por Dios, es necesario comprometerse con convicción para que no haya contratiempos en el camino del movimiento ecuménico.
El mundo necesita nuestra unidad; y por tanto es urgente continuar comprometiéndonos en el diálogo de la fe con todos los hermanos cristianos, para que Cristo sea la levadura de nuestra sociedad. Y también es urgente comprometerse con los no cristianos, es decir en el diálogo intercultural para contribuir unidos a edificar un mundo mejor, colaborando en las obras de bien y para que una sociedad nueva y más humana sea posible. Roma, también en esta tarea, tiene un papel de propulsión único. No hay tiempo para dividirnos, el tiempo y las energías deben ser empleadas en unirnos.
- En esta Iglesia ¿Quienes son y qué papel tienen los sacerdotes de hoy?
Cardenal Piacenza: ¡No son ni asistentes sociales ni funcionarios de Dios! La crisis de identidad es mayormente aguda en los contextos más secularizados, en los que parece que no hay sitio para Dios. Los sacerdotes, sin embargo, son los de siempre; son los de siempre; ¡son lo que cristo ha querido que sean! La identidad sacerdotal es cristocéntrica y por tanto eucarística.
Cristocéntrica porque, como ha recordado tantas veces el Santo Padre, en el sacerdocio ministerial, “Cristo nos atrae dentro de Sí”, implicándose con nosotros e implicándonos en su misma Existencia. Tal atracción “real” sucede sacramentalmente, por tanto de manera objetiva e insuperable, en la Eucaristía de la que los sacerdotes son ministros, es decir siervos e instrumentos eficaces.
- ¿Es tan insuperable la ley sobre el celibato? ¿Verdaderamente no se puede cambiar?
Cardenal Piacenza: ¡No se trata de una simple ley! La ley es consecuencia de una muy alta realidad que se toma sólo en la relación vital con Cristo. Jesús dice: “quien pueda entender que entienda”. El sagrado celibato no se supera nunca, es siempre nuevo, en el sentido de que a través de esto, la vida del sacerdotes se “renueva”, porque se da siempre, en una fidelidad que tiene en Dios, su propia raíz y en el florecer de la libertad humana, el propio fruto.
El verdadero drama está en la incapacidad contemporánea de realizar las elecciones definitivas, en la dramática reducción de la libertad humana que se ha convertido en algo tan frágil que no persigue el bien ni siquiera cuando se reconoce y se intuye como posibilidad para la propia existencia. El celibato no es el problema, ni pueden constituir, las infidelidades y la debilidad de tales sacerdotes, un criterio de juicio.
Por lo demás las estadísticas nos dicen que más del 40% de los matrimonios fracasan. Entre los sacerdotes estamos en menos del 2%, por tanto la solución no está, para nada, en la opcionalidad del sagrado celibato. ¿No será, quizás, que se deba dejar de interpretar la libertad como “ausencia de vínculos” y de definitividad, e iniciar a redescubrir que en la definitividad del don al otro y a Dios consiste la verdadera realización y felicidad humana?
- ¿Y las vocaciones? ¿No aumentarían si se aboliera el celibato?
Cardenal Piacenza: ¡No! Las confesiones cristianas, donde no existiendo el sacerdocio ordenado no existe la doctrina y la disciplina del celibato, se encuentran en un estado de profunda crisis con respecto a las “vocaciones” de guía de la comunidad. De la misma manera que hay crisis del sacramento del matrimonio uno e indisoluble.
La crisis, de la que, en realidad, se está saliendo lentamente, está ligada, fundamentalmente, con la crisis de la fe en Occidente. A lo que hay que comprometerse es a hacer crecer la fe. Este es el punto. En los mismos ambientes está en crisis la santificación de la fiesta, está en crisis la confesión, está en crisis el matrimonio etc... La secularización y la consiguiente pérdida del sentido de lo sagrado, de la fe y de su práctica, han determinado y determinan también una importante disminución del número de los candidatos al sacerdocio.
A estas razones teológicas y eclesiales, se añaden algunas de carácter sociológico: la primera de todas ha sido la notable disminución de la natalidad, con la consiguiente disminución de los jóvenes y de las jóvenes vocaciones, También esto es un factor que no se puede ignorar. Todo está relacionado. Quizás se colocan premisas y después no se quieren aceptar las consecuencias pero estas son inevitables.
El primer e irrenunciable remedio de la disminución de las vocaciones, lo sugirió el mismo Jesús: “Rezad, por tanto, al dueño de la mies, para que mande obreros a su mies” (Mt 9,38). Este es el realismo de la pastoral de las vocaciones. La oración por las vocaciones, una intensa, universal, dilatada red de oración y de Adoración Eucarística que implique a todo el mundo, es la verdadera y única respuesta posible a la crisis de la respuesta a las vocaciones. Allí donde tal comportamiento orante se vive de forma establecida, se puede afirmar que se lleva a cabo una recuperación real.
Es fundamental, además atender la identidad y la especificidad en la vida eclesial, de sacerdotes, religiosos -estos en la peculiaridad de los carismas fundacionales de los mismos Institutos de pertenencia- y fieles laicos, para que cada uno pueda, de verdad y en libertad, comprender y acoger la vocación que Dios ha pensado para él. Pero cada uno debe ser uno mismo y cada día debe comprometerse siempre en convertirse en lo que es.
- Eminencia, en este momento histórico, si debiese decir una palabra para resumir la situación general ¿qué diría?
Cardenal Piacenza: Nuestro programa no puede ser influenciado por querer estar por encima a toda costa, de querernos sentir aplaudidos por la opinión pública: nosotros debemos sólo servir por amor y con amor a nuestro Dios en nuestro prójimo, quienquiera que sea , conscientes de que el Salvador es sólo Jesús. Nosotros debemos dejarlo pasar, dejarlo hablar, dejarlo actuar a través de nuestras pobres personas y de nuestro compromiso cotidiano. Nosotros debemos poner el “nuestro” pero también el “suyo”. Nosotros, ante las situaciones aparentemente más desastrosas, no debemos asustarnos. El Señor, en la barca de Pedro, parece que dormía, ¡parece! Debemos actuar con energía, como si todo dependiese de nosotros pero con la paz de quien sabe que todo depende del Señor.
Por tanto debemos recordar que ¡el nombre del amor, en el tiempo es “fidelidad”! El creyente sabe que Él es el Camino, la Verdad y la Vida y no es “un” camino, “una” verdad, “una”vida”. Por tanto, la valentía de la verdad a costa de recibir insultos y desprecio es la clave de la misión en nuestra sociedad; es este coraje el que se une con el amor, con la caridad pastoral, que debe ser recuperado y que hace fascinante hoy más que nunca la vocación cristiana. Quería citar el programa que sintéticamente formuló en Stuttgart el Consejo de la Iglesia Evangélica en 1945: “Anunciar con más valentía, rezar con más confianza, creer con más alegría, amar con más pasión”.
[Traducción del italiano por Carmen Álvarez]

sábado, 17 de septiembre de 2011

Septiembre mes de la Biblia



La intención es que durante este mes, en todas las comunidades cristianas, se desarrollen algunas actividades que nos permitan acercarnos mejor y con más provecho a la Palabra de Dios.

sábado, 10 de septiembre de 2011

¿Cómo rezar bien mis oraciones?


¿Hay oraciones más poderosas que otras? ¿Dónde reside el poder de una oración? ¿Tiene sentido preguntar si es más poderosa una novena que un rosario?  


Acabo de conversar con un señor que me preguntó si podría recomendarle una oración especialmente poderosa: “Tengo problemas muy serios en mi casa y en el trabajo, necesito la intervención de Dios; recomiéndeme una oración que no falle, la oración más poderosa que usted conozca.”

Pude haberle entregado una selección de las oraciones que hemos recopilado en www.la-oracion.com. Pero ¿hay oraciones más poderosas que otras? ¿Dónde reside el poder de una oración? ¿Tiene sentido preguntar si es más poderosa una novena que un rosario? ¿Tiene valor una oración aunque se haga distraído? ¿Cómo se sabe si se reza “correctamente”?

¿Qué nos enseña la experiencia?

Hay fórmulas u oraciones vocales que a lo largo de los siglos han resultado especialmente “poderosas” para muchos: el Padrenuestro, el Avemaría, la oración de Jesús (Señor Jesucristo, Hijo de Dios, ten piedad de mí pecador), el canto de los salmos, etc.

Quienes han encontrado fruto para el crecimiento en su vida espiritual utilizando estas fórmulas u otras, progresan normalmente en tres momentos:

1. Comienzan a pronunciarlas con los labios o en silencio, dándole un sentido a las palabras mientras están en la presencia de Dios.

2. Luego, dan el paso a decirlas interiormente, hasta que con o sin la fórmula se dirigen a Dios con las actitudes propias de la oración que utilizan (actitud de creatura ante su Creador, de hijo ante su Padre, de pecador rescatado ante su Redentor, de bautizado ante el Espíritu Santo que habita en él, etc.).

3. Un paso más adelante se da cuando esa oración se hace una oración incesante, impregnando completamente toda la persona y toda la vida. Llevan corriendo por sus venas el sentido de las oraciones. El hábito de la presencia de Dios llega a ser para ellos como una segunda naturaleza.

Mientras escribo me sorprendo al recordar cuántas veces he rezado el rosario completamente distraído. Las invocaciones a Jesucristo que rezo todos los días con mi comunidad ¡cuántas veces las he pronunciado con la mente en otra parte! a pesar de que sean bellísimas y de una potente carga teológica y afectiva.

Errores comunes al rezar las oraciones vocales:

1. La mentalidad mágica: Creer que pronunciar las fórmulas produce un resultado automático (como un talismán).

2. El formalismo: Creer que por cumplir con una práctica de piedad, ya se hace oración. La atención se centra en la forma, en “hacerlo correctamente”; se da más importancia a la letra que se pronuncia que al espíritu con que se reza.

3. La rutina: A base de repetir una oración que uno se ha propuesto hacer todos los días, se puede caer en el escollo de hacerla inconscientemente, sin darle sentido.

Tres consejos para superar la rutina

Para superar la rutina a mí me ayuda:

1. Antes de iniciar las oraciones, tomar conciencia de lo que voy a hacer y ante quién estoy. Bastan tres segundos.

2. Llevar a la meditación lo que rezo todos los días (por ejemplo las oraciones de la mañana). Cuando se saborea en la meditación cada una de las palabras y de las frases de las oraciones, rumiándolas con calma en la presencia de Dios, se advierte que al volver a pronunciarlas cobran un mayor significado, salen de lo más profundo de la mente y el corazón; al poner más amor en lo que se dice a Jesucristo, las oraciones “dicen más”.

3. Cuando me doy cuenta de que he pronunciado una oración sin darle sentido a las palabras, sin centrar la mente en lo que digo y sin hacerlo “con todo el corazón, con toda el alma y con todas mis fuerzas” (cf. Mt 22,37 y Mc 12, 33), aplico un recurso que me ha servido mucho: detenerme y repetir la plegaria utilizando mis propias palabras, con toda espontaneidad.

¿Qué es lo que hace que una oración sea poderosa?

Lo que da valor a una oración es la fe con que se pronuncia. Con palabras o sin palabras, usando fórmulas oficiales de la liturgia y de la piedad cristiana o creando las oraciones personales espontáneamente, lo importante no son las palabras sino el espíritu con que se pronuncian. Allí tenemos el ejemplo de la oración de la cananea, cuando Jesús le dijo: «Mujer, grande es tu fe; que te suceda como deseas». Y desde aquel momento quedó curada su hija.” (Mt 15, 28)

Una oración vocal debe brotar del corazón y ser pronunciada ante Dios con fe y atención para que pueda llamarse oración y para que sea poderosa. El poder de la oración no está en pronunciar determinadas palabras con los labios, sino en hacerlo con plena conciencia y dirigiéndose con fe a Dios Nuestro Señor.

La fuerza de una oración viene no del exterior (las palabras), sino del interior (del corazón). Lo esencial está en estar y permanecer ante Dios; lo importante es la elevación espiritual del corazón humilde a Dios.

Una sola palabra, un recuerdo de Jesús o una simple mirada llena de fe, con un sincero sentimiento de adoración, vale más que centenares de rosarios pronunciados sin sentido, como si de un loro se tratara (de aquí el sentido de la foto de arriba). San Pablo decía: “Prefiero decir cinco palabras con mi mente que mil en lengua desconocida.” (1 Co 14,19)

Por lo demás, no somos nosotros los que "logramos" que una oración sea poderosa, es la gracia de Dios.

La oración de Doña Lena

Recientemente escuché una oración de las más sentidas que he oído en mi vida. Como comenté hace unas semanas, estoy construyendo una ermita con sentido de reparación al Sagrado Corazón de Jesús. Al hacer el muro de contención quise poner en él una imagen de la Virgen de Guadalupe, en lugar de dejar el muro vacío. De esa manera, la imagen de la Virgen ayudará a las campesinos a recordarla mientras van por el camino.

La mostré a Doña Lena, una ancianita que fue a saludarme y a llevarme unas tortillas. Cuando vio la imagen de la Virgen de Guadalupe, de alegría tiró la bolsa de plástico que llevaba en la mano y comenzó a dialogar con la Virgen María con una naturalidad y una autenticidad parecidas a las de Juan Diego.

Doña Lena ha alcanzado una familiaridad con María como no había visto antes. Le pregunté sobre su relación con la Virgen y me dijo: “Ella es mi Madre, me conoce mejor que nadie, cuida mi camino, sabe lo que me aprovecha y me conviene, la tengo siempre en la memoria, estoy todo el tiempo en su presencia. Le confío toda mi vida y todas mis cosas. La quiero mucho y le platico por donde quiera que vaya.”

Esta buena mujer no sabe siquiera leer, no sigue fórmulas especiales al elevar su alma a Dios y a la Virgen, pero al escucharla dialogar con María pude ver sin lugar a dudas que estaba llena del Espíritu Santo.(Cf. Ef 5,18) Oraciones así son las más poderosas.

El poder de una oración reside en el espíritu con que sea dicha.

Esta noche me propongo rezar las Completas con particular sentido de adoración y gratitud a Dios.




Para escribir tus comentarios entra a ¿Cómo rezar bien mis oraciones?
Esperamos tus comentarios, participa. Comparte tu sed y tu experiencia de Dios con apertura y humildad, para ayudarnos entre todos en un clima de amistad.



Autor: P Evaristo Sada LC | Fuente: www.la-oracion.com


sábado, 3 de septiembre de 2011

SINTESIS DE LOS MOMENTOS QUE TUVO LA JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD - MADRID 2011




Queridos amigos, el encuentro de Madrid ha sido una estupenda manifestación de fe para España y para el mundo ante todo. Para la multitud de jóvenes, procedentes de todos los rincones de la tierra, ha sido una ocasión especial para reflexionar, dialogar, intercambiarse experiencias positivas y, sobre todo, rezar juntos y renovar el compromiso de arraigar la propia vida en Cristo, Amigo fiel. Estoy seguro de que han vuelto a sus casas y vuelven con el firme propósito de ser levadura en la masa, llevando la esperanza que nace de la fe. Por mi parte sigo acompañándolos con la oración, para que permanezcan fieles a los compromisos asumidos. A la intercesión maternal de María, confío los frutos de esta Jornada.

Benedicto XVI

sábado, 27 de agosto de 2011

La vida que la JMJ salvó

Peregrinos irlandeses logra disuadir a una pareja de abortar a las puertas de la clínica

MADRID, viernes 26 de agosto de 2011 (ZENIT.org).-

La vigésimo sexta Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) logró, entre sus numerosos frutos, salvar una vida humana, ya que unos peregrinos llegados a Madrid para el evento lograron disuadir a una pareja de abortar.
El pasado 19 de agosto, un grupo de peregrinos pro-vida irlandeses se puso a rezar delante de la iglesia de San Martín de Tours, donde hay una importante clínica abortista, informó a ZENIT el Centro Internacional para la Defensa de la Vida Humana (CIDEVIDA).
Una pareja llegó hasta el lugar con la intención de abortar y los jóvenes salieron a su encuentro y les explicaron las razones por las que no debían hacerlo.
Una voluntaria de CIDEVIDA, organización que tenía instalada una exposición en el claustro de esa céntrica iglesia madrileña, se añadió al grupo y puso a la pareja en contacto con la fundación de apoyo, asesoramiento y ayuda a la mujer embarazada Red Madre.
Esta red se comprometió a prestar apoyo para el nacimiento del hijo de la pareja, que consolidó así su decisión de no abortar.
Para el secretario de CIDEVIDA, Juan José Panizo, “el “regalo” de esta vida es una alegría para todos”. “Gracias, Benedicto, por haber venido”, expresó, y también aplaudió la actuación de los voluntarios de la entidad pro-vida y de los peregrinos irlandeses, que después de ese encuentro volvieron a rezar de rodillas al mismo lugar.
Un grupo de personas preocupadas por las consecuencias de la nueva ley del aborto española puso en marcha CIDEVIDA en el año 2009 para informar de la realidad del aborto y promocionar alternativas para ayudar a las mujeres con problemas ante el embarazo.
Entre otras actividades, la entidad mantiene en la villa de Tordesillas, en la provincia de Valladolid, una exposición permanente sobre el aborto, un centro de ayuda a las mujeres embarazadas y de atención del síndrome postaborto y un centro documental.

sábado, 20 de agosto de 2011

El Papa a seminaristas en la Almudena: No se dejen intimidar por un entorno que excluye a Dios

MADRID, 20 Ago. 11 / 04:37 am (ACI/EWTN Noticias)

Al presidir esta mañana desde las 10:00 a.m. (hora local) la Misa con unos dos mil seminaristas de distintas partes del mundo, el Papa Benedicto XVI los alentó en su homilía a "no dejarse intimidar por un entorno que en el que se pretende excluir a Dios".
Antes de iniciar la Eucaristía el Papa recibió el saludo del Arzobispo de Madrid, Cardenal Antonio María Rouco, y el de un seminarista, quien le dijo "no resulta fácil hoy, Santo Padre, la misión de ser testigos de Cristo. Nos cuesta mucho llegar a nuestros hermanos alejados o no creyentes".
Sin embargo, prosiguió, "queremos ofrecer la esperanza del Evangelio con nuestra futura entrega sacerdotal a éste nuestro mundo, urgidos por la caridad de Cristo, como el mejor tesoro que nos ha entregado el Señor. Para ser fieles a ello le pedimos, Santo Padre, que nos encomiende a nuestra Madre, la Santísima Virgen María, para que lleguemos a ser otros Cristos en medio del mundo".
Ante cientos de obispos y sacerdotes concelebrantes, el Papa pronunció su homilía en la que pidió a los seminaristas darle gracias a Dios por haberlos escogido, "por esta muestra de predilección que tiene con cada uno de vosotros".
El Papa destacó luego que Cristo es el ejemplo perfecto de sacerdote, cumpliendo siempre la voluntad de Dios y entregándose totalmente en la Cruz y quedándose con los hombres en la Eucaristía.
El Santo Padre animó luego a los seminaristas a pedirle a Dios que "os conceda imitarlo en su caridad hasta el extremo para con todos, sin rehuir a los alejados y pecadores, de forma que, con vuestra ayuda, se conviertan y vuelvan al buen camino. Pedidle que os enseñe a estar muy cerca de los enfermos y de los pobres, con sencillez y generosidad".
"Afrontad este reto sin complejos ni mediocridad, antes bien como una bella forma de realizar la vida humana en gratuidad y en servicio, siendo testigos de Dios hecho hombre, mensajeros de la altísima dignidad de la persona humana y, por consiguiente, sus defensores incondicionales".
Apoyados en su amor, exhortó el Papa, "no os dejéis intimidar por un entorno en el que se pretende excluir a Dios y en el que el poder, el tener o el placer a menudo son los principales criterios por los que se rige la existencia".
"Puede que os menosprecien, como se suele hacer con quienes evocan metas más altas o desenmascaran los ídolos ante los que hoy muchos se postran. Será entonces cuando una vida hondamente enraizada en Cristo se muestre realmente como una novedad y atraiga con fuerza a quienes de veras buscan a Dios, la verdad y la justicia".
Alentados por vuestros formadores, dijo luego Benedicto XVI, "abrid vuestra alma a la luz del Señor para ver si este camino, que requiere valentía y autenticidad, es el vuestro, avanzando hacia el sacerdocio solamente si estáis firmemente persuadidos de que Dios os llama a ser sus ministros y plenamente decididos a ejercerlo obedeciendo las disposiciones de la Iglesia".
El Papa explicó luego que los años del seminario deben ser "de silencio interior, de permanente oración, de constante estudio y de inserción paulatina en las acciones y estructuras pastorales de la Iglesia. Iglesia que es comunidad e institución, familia y misión, creación de Cristo por su Santo Espíritu y a la vez resultado de quienes la conformamos con nuestra santidad y con nuestros pecados".
Benedicto XVI recordó también que los seminaristas y los sacerdotes tienen la misión de ser santos como Cristo y la Iglesia: "nosotros debemos ser santos para no crear una contradicción entre el signo que somos y la realidad que queremos significar", aseguró.
Tras reiterar su llamado a vivir la radical fidelidad evangélica, el Santo Padre dijo que el sacerdote debe siempre configurarse con Cristo, haciéndose él también buen pastor de sus ovejas.
"Esta disponibilidad, que es don del Espíritu Santo, es la que inspira la decisión de vivir el celibato por el Reino de los cielos, el desprendimiento de los bienes de la tierra, la austeridad de vida y la obediencia sincera y sin disimulo".
En la parte final de su homilía el Papa exhortó a los seminaristas a seguir el ejemplo de San Juan de Ávila, Patrono del clero secular de España y los animó a mirar siempre a María: "Ella sabrá forjar vuestra alma según el modelo de Cristo, su divino Hijo, y os enseñará siempre a custodiar los bienes que Él adquirió en el Calvario para la salvación del mundo

lunes, 15 de agosto de 2011

María ha subido al cielo en cuerpo y alma



Ahí nos espera; en ninguna otra parte, con los brazos abiertos para abrirnos la puerta de la gloria.

El triunfo de María es también el triunfo de sus hijos. María ha subido al cielo en cuerpo y alma para decirnos que un día estaremos con Ella, de manera semejante. Ahí nos espera; en ninguna otra parte, con los brazos abiertos para abrirnos la puerta de la gloria.

La mujer que podemos definir como Amor vivió en este mundo sólo amando: amando a Dios, a su Hijo Jesús desde que lo llevaba en su seno hasta que lo tuvo en brazos desclavado de la cruz. Amó a su querido esposo san José, y amó a todos y cada uno de sus hijos desde que Jesús la proclamó madre de todos ellos.

Desde su asunción a los cielos ha seguido amando durante dos mil años a Dios y a los hombres: Es un amor muy largo y profundo. Y apenas ha comenzado la eternidad de su amor.

Dentro de ese océano de ternura que es el Corazón de María estamos tú y yo para alegrarnos infinitamente. Desde el cielo una Madre nos ama con singular predilección. La fe en este amor debe llenar nuestra vida de alegría, de paz y de esperanza.

Dios adelantó el reloj de la eternidad para que María pudiese inaugurar con su hijo nuestra eternidad. Mientras nosotros esperamos, Ella goza de Dios con su cuerpo inmaculado, el que fue cuna de Jesús durante nueve meses.

El cuerpo en el que Dios habitó es digno de todo respeto. Está eternizado en el cielo, incorrupto, feliz como estará un día el nuestro. El cuerpo que vivirá eternamente en el cielo es digno de todo respeto. No se debe degradar lo que será tan dignamente tratado. Pasará por la corrupción, pero sólo para resucitar en nueva espiga y nuevo cuerpo inmortal, incorrupto, puro y santo.

"Voy a prepararos un lugar": Así hablaba Jesús a los apóstoles con emoción contenida. Personalmente se encargaría de tener listo ese lugar. Pero sabemos quién le ayudaría cariñosamente a preparar dicho lugar: María Santísima. Ella le ayudó -y de qué manera tan eficaz- en sus primeros pasos a la Iglesia militante. Ella sigue ayudando con su amorosa intercesión a la Iglesia purgante y, de manera muy particular, a preparar la definitiva estancia a la Iglesia triunfante.

Podremos estar seguros de ver un ramo de flores con una tarjeta y nuestro nombre: Hijo, hija, cuánto me costaste. Pero ya estás aquí. También habrá un crucifijo con esta leyenda: “Te amé y me entregué a la muerte por ti”. Jesús. Habrá un ramo de almendro florido colocado por Jesús de parte de María.

El premio de los justos es el cielo, la felicidad eterna. Poco lo pensamos. Mucho lo ponemos en peligro. “Alegraos más bien de que vuestros nombres estén escritos en el cielo”. Sabremos entonces por qué decía Jesús estas solemnes palabras, cuando veamos con los ojos extasiados lo que ha preparado Dios a sus hijos. Si les dio su sangre y su vida, ¿no les iba a dar el cielo?

Pero aquí andamos distraídos, perdidos, olvidados, comiendo los frutos agraces del pecado que pudre la sangre y envenena el alma. Cuantas veces emprendimos el camino del infierno. Tantas otras una mano cariñosa y firme nos hizo volver al camino del cielo. Pensamos en todo menos en los mejor y lo más hermoso. ¡Pobres ignorantes, ingratos, desconsiderados!


El cielo es cielo por Dios y María. Al fin nos encontraremos cara a cara con los dos más grandes amores de nuestra vida. Entonces sabremos lo que es estar locamente enamorados y para siempre de las personas más dignas de ser amadas. Enamorados de Dios, en un éxtasis eterno de amor: amados por el Amor Infinito, la Bondad Infinita. Ahí comprenderemos los misterios del amor aquí muy poco comprendidos. Volveremos a Belén a amar infinitamente, eternamente a aquel Dios hecho niño por nosotros. Volveremos a la fuente de Nazareth donde Jesús llenó el cántaro de María tantas veces. Volveremos al Cenáculo a quedar de rodillas y extasiados ante la institución de la Eucaristía, y comprenderemos las palabras del evangelista Juan: “Habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo”.

Volveremos al Calvario y querremos quedarnos allí mucho, mucho tiempo, siglos para contemplar con el corazón en llamas el amor más grande, la ternura más delicada, y comprenderemos cada uno lo que Pablo decía: “Líbreme Dios de gloriarme en nada si no es en la cruz de nuestro Señor Jesucristo”. Pediremos permiso de bajar a la tierra para visitar los Santos lugares no como turistas sino como locamente enamorados.

Al cielo subió la Puerta del cielo. Sueño en ese momento en que tocaré a la puerta. Y saldrá a abrirme con los brazos abiertos y una sonrisa celestial María Santísima. Tendré que sostenerme para no morir otra vez, pero de puro gozo al ver sus ojos de cielo, su rostro bellísimo, su amor increíble pero real.

María es la mujer más triunfadora. La humilde esclava del Señor ha logrado lo que ninguna mujer famosa ha conseguido. Eligió como meta cumplir la voluntad de Dios; como motivación el amor. El Premio: La Asunción los cielos en cuerpo y alma. Así nos enseña de forma contundente la mejor forma de vivir.


sábado, 13 de agosto de 2011

Juan Pablo II "asistirá" a Misa inaugural de JMJ Madrid 2011


ROMA, 13 Ago. 11 / 12:15 am (ACI)

El Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, explicó que Juan Pablo II será una figura central en la Jornada Mundial de la Juventud Madrid (JMJ) 2011 y que la Eucaristía inaugural estará dedicada a él como la "Misa del Beato Juan Pablo II" en la que además estará expuesta una reliquia suya: una cápsula con su sangre.

Así lo indicó el sacerdote durante la conferencia de prensa este viernes en la que explicó los eventos de esta JMJ que se inicia el martes 16 de agosto y concluirá el domingo 21 con una multitudinaria Eucaristía en el aeródromo de cuatro vientos, en donde se espera participarán aproximadamente un millón y medio de peregrinos.

En declaraciones a ACI Prensa, el P. Lombardi dijo que "el Papa está muy feliz y espera con muchas ansias reunirse con este más de un millón de jóvenes durante toda la próxima semana".

El vocero vaticano dijo que "será obviamente un viaje muy exigente para él (el Papa) ya que es una visita de 4 días. Pero él sabe por las Jornadas previas en Colonia y Sydney que estos son grandes momentos de entusiasmo y quiere darle a los jóvenes un testimonio de fe y aliento para vivir sus vidas en la esperanza y la caridad".

Tras indicar que son unos 800 obispos los que llegarán a Madrid la próxima semana, el sacerdote dijo que "obviamente la Eucaristía del domingo (21 de agosto) será el momento más importante de los cuatro días para el Papa, pero también espera ansioso otros momentos significativos que serán ocasiones espirituales maravillosas".

El P. Lombardi dijo además que el Via Crucis que tendrá la "especial intensidad de la tradición española" será sin duda una de esas ocasiones, así como también "la Misa con los seminaristas el sábado ya que resaltará la espiritualidad del sacerdocio ahora que el Papa ha cumplido 60 años de sacerdote".

sábado, 6 de agosto de 2011

Iglesia en Kenia lanza campaña para ayudar a población hambrienta


ROMA, 05 Ago. 11 / 09:10 am (ACI)

La Conferencia Episcopal de Kenia (CEK), lanzó una campaña nacional para recaudar fondos y alimentos para atender a las poblaciones afectadas por la sequía, que está causando estragos en varios países de África oriental.

"Estamos profundamente preocupados por la crisis causada por la sequía y el sufrimiento de tantos kenianos. Nuestra preocupación es por los millones de personas vulnerables y en riesgo de morir de hambre y de las muchas comunidades que han perdido sus medios de subsistencia", afirmaron los obispos en un comunicado difundido por la agencia Fides el 4 de agosto.

Fides explicó que la situación es dramática no solo en Somalia, sino también en su vecina Kenia, influenciada por la crisis alimentaria, la sequía que afecta varias zonas de su territorio y porque acoge a cientos de miles de somalíes que huyen de su país.

La sequía es causada por la falta de lluvias desde 2010, provocando "escasez de alimentos, fuerte aumento de los precios de los alimentos, la falta de agua, la migración y los conflictos, la desnutrición, la deserción escolar de los niños y la pérdida de ganado".

sábado, 30 de julio de 2011

El “orador” de la Constitución argentina, “casi” beato


Estado actual de la causa de beatificación de Esquiú


BUENOS AIRES, jueves 28 de julio de 2011 (ZENIT.org).-

El fraile franciscano y obispo que pasó a la historia como el “orador” de la Constitución argentina de 1853, el fraile y obispoMamerto de la Ascensión Esquiú (1826-1883), pronto podría ser beatificado, según ha revelado el vicepostulador de su causa.

El padre fray Jorge Martínez OFM en respuesta a las “insistentes consultas acerca del estado de esta causa”, ha revelado que “el proceso ya está casi concluido”.

En una breve nota que publica en la revista “Nuestro Tiempo”, de la que él mismo es el director responsable, dice que “después de más de 80 años de idas y venidas y de arduo trabajo, el 16 de diciembre de 2006, Benedicto XVI aprobó la heroicidad de las virtudes en Esquiú y lo declaró “venerable”, la denominación anterior a la de “beato”.

“Lo que falta ahora --explica el padre Martínez-- es la aprobación de un milagro, para lo cual hace falta un proceso aparte del ya realizado. Aquí encontramos dificultades, pues aquellos que nos dan referencia de algún milagro o gracia recibida no lo hacen debidamente, como lo requiere la Congregación para las Causas de los Santos en el Vaticano”.

“Para ser un milagro propiamente dicho y de posible probación --señala--, se requieren varias cosas. De ser una enfermedad debe ser incurable o terminal. Para lo cual se requiere:

el relato completo de lo sucedido con la firma del relator y la autentificación del párroco del lugar o algún sacerdote; la historia clínica, con el diagnóstico de los profesionales que afirme el carácter incurable o terminal de la dolencia, con argumentos y pruebas suficientes; la curación debe ser inmediata y no debe mediar medicina ni cirugía alguna.

“Una vez dado el milagro se debe proveer de un testimonio escrito por los facultativos que digan que el paciente ya no sufre la enfermedad que lo afectaba.

“Con estos datos --concluye Fray Martínez-- ya se puede iniciar el proceso del milagro”.

El padre franciscano pide “a los devotos o agraciados por la intercesión de Esquiú ante Dios”, que lo comuniquen a la Vicepostulación en Amenábar 2557 (Parque Sur), 3000 Santa Fe, teléfono 0342-4590336. Direcciones electrónicas:nuestrotiempoofm@hotmail.com y revistaofm@fibertel.com.ar

Como franciscano, Fray Mamerto se dedicó fervientemente a la educación siendo maestro de niños y catedrático en el convento.

Tras la cruenta Guerra Civil, el 9 de julio de 1853, predicó su famoso Sermón de la Constitución, donde pidió concordia y unión para los argentinos, alcanzando trascendencia nacional. En este discurso Esquiú dejó asentada una doctrina jurídica y sociológica sólida decisiva para la historia del país.

En 1855, accediendo a los reclamos populares, es elegido diputado de la Legislatura provincial por el departamento Valle Viejo. Hizo del periodismo un modo más de expresión de su mensaje, en el que entre otras ideas, destaca la de no flaquear antes las amenazas de la tiranía y el despotismo o ante la seducción de la demagogia.

Después de la derrota de la Confederación Argentina en la batalla de Pavón (17 de septiembre de 1861), abandonó toda acción política y se trasladó al convento franciscano de Tarija, en Bolivia.

En 1872, estando en Sucre, recibió el nombramiento para el arzobispado de Buenos Aires, pero no aceptó, porque pensaba que un arzobispo no podía ser tildado de opositor del presidente, que había sido uno de los promotores de la caída de la Confederación.

En 1876 hizo un viaje a Roma y Tierra Santa, donde se encontró con el superior general de la orden franciscana, que le encomendó reorganizar la orden en Argentina. Como consecuencia, regresó a Catamarca a fines de 1878, después de 16 años de ausencia.

En 1878 fue nombrado candidato a obispo de Córdoba por el presidente de Argentina. Renunció al cargo, pero a los pocos días le llegó la orden del papa León XIII de aceptar la candidatura. Su respuesta fue: "Si lo quiere el Papa, Dios lo quiere".

Como obispo, llevó una vida austera, dio un nuevo impulso a la evangelización en la diócesis, y recorrió casi todas las ciudades y pueblos de la jurisdicción eclesiástica.

sábado, 23 de julio de 2011

Servicio Social: Ni flojo ni hiperactivo


No seas flojo, decídete a ayudar. Aquí te decimos como.


Hay quienes tienen el grave defecto de no ayudar nunca a nadie, y se la pasan todo el tiempo admirándose su propio ombligo, sin dar la mano a quien lo necesita. Son una especie peligrosísima porque ni pichan ni cachan ni dejan batear... y además, sacan provecho de su estado vegetal inmóvil –perdón a los vegetales por la ofensa.
Pero ese no es el único defecto: si hay los que se pasan de flojos pensando en su propia inmortalidad todo el tiempo, también hay los que tienen una rara enfermedad llamada “ayuditis”, y que no pueden estar con alguien sin querer ayudarlo y pasarle la sal en la mesa, que no cargue ni su propia mochila, y que hartan porque están encima de ti todo el tiempo sin dejarte respirar.
El flojo es molesto porque es un autista voluntario, y su imaginación es tan escasa que sólo tiene lugar para una persona: él mismo. El hiperactivo harta porque no se le ha cruzado por la mente la idea de que no es necesario ayudar a toda la gente en todo momento: los demás pueden solos con muchas de las cosas que hacen en la vida.

Si encontraste una descripción de ti en uno de estos párrafos, ¡cuidado!, más vale que lo pienses dos veces.
No hay recetas: la ayuda no se mide solo por el tiempo que tardas ayudando; tampoco por la cantidad de cosas que cargaste; ni por la sola intención sin haber sido llevada a la práctica. No hay un manual que diga cuándo, cómo, cuánto y porqué ayudar a la gente. Pero eso sí, estamos de acuerdo en que hace falta, es más, en que es bueno ayudar a alguien, o a muchos, según sea lo conveniente.
Y aunque es cierto que no hay ningún recetario que se llame “Sepa cómo ayudar a los demás y no morir en el intento”, entonces... qué crees... que tienes que sacar a relucir todo lo inteligente que eres, y de paso, darle un vistazo a tus intenciones y tu buena disposición.
Y por si fuera poco, hace falta algo más: ayudar es como nadar: se aprende a ayudar ayudando, tal como se aprende a nadar nadando. Es posible que puedas ser torpe al principio... no te preocupes, a todos nos pasa... pero no te desanimes, seguro que pronto irás siendo más sensible a la gente y a las ocasiones en que las puedes ayudar.
Si lo ves de esta manera, no sólo el servicio social sino cualquier favor que te pidan o cualquier ayuda que quieras dar saldrá mejor... ¡y no terminarás perjudicando a alguien que querías ayudar!.